Más Tótem

Yo creo que la inutilidad del tótem es evidente. Los turistas suelen consultar en Internet antes de salir de viaje. Además, cada vez más gente tiene acceso a Internet a través de sus teléfonos inteligentes con tarifa plana.

Algo así podría haber tener sentido hace 10 años, pero la idea del tótem es ahora mismo completamente obsoleta y es, por lo tanto, un dinero muy mal gastado.

Pero lo que me saca de quicio es que el bicho en cuestión está la mitad del tiempo estropeado, pierde constantemente la conexión a Internet y sólo se ve una inmensa y luminosísima pantalla blanca en la que se lee el triste mensaje «Error en el servidor».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.